Junto a las Aguas de Babilonia

Panorama de Palmira

Panorama de Palmira

      Gruesas nubes oscuras cubren Medio Oriente; Aleppo y Mosul huelen a carne sangrante mezclada con arena y piedras. Los muertos yacen en las calle como carroña, como corderos sacrificados. Se oyen los gritos de los inocentes, de los rendidos, de las minorías mientras sus cuellos son cortados por demonios en cuerpos humanos. Es el Estado Islámico (ISIS), que se expande como una alfombra macabra por los desiertos y pueblos erosionados. La bandera negra, terrorífica con su reminiscencia a piratas, se alza en territorios perdidos por Iraq y Siria. La situación es preocupante. 50% del territorio sirio ya es del EI (ISIS). Ahora, la ciudad de Palmira - antiquísima ruina exquisita de la antigüedad, la Venecia de las Arenas, patrimonio de la UNESCO - ha caído en manos de los bárbaros. Iconoclastas, destructores de la historia; Palmira podría ser demolida por las manos ensangrentadas de ISIS haciendo que la humanidad pierda una importante herencia cultural. Mientras, el resto del mundo se hace la vista gorda. 

Palmira

Palmira

      Palmira es el nombre de una ciudad romana hoy convertida en ruinas en medio del desierto sirio. Alguna vez el centro de conexión entre oriente y occidente, mezcla de los nativos arameos con los dominadores romanos, Palmira muestra su glorioso esplendor a través de sus ruinas. Colosales arcos de mármol y magnificas columnatas se alzan entre la arena junto a templos ornamentados y magníficos estadios de fina arquitectura clásica. Ahora, este patrimonio de la humanidad ha sido anexado por el imperio de la psicopatía, ISIS. En las poblaciones adyacentes, los habitantes escapan a zonas controladas por el gobierno sirio mientras que los restantes ven la sangre correr. Docenas de personas civiles ya han sido ejecutadas en Palmira, sumiéndose a las miles ejecutadas por el Estado Islámico. 

Palmira. Notese el tamaño de las columnas comparado con el hombre en la izquierda. 

Palmira. Notese el tamaño de las columnas comparado con el hombre en la izquierda. 

     Pero ¿por qué es ISIS una amenaza a las ruinas? El Estado Islámico, orgullosamente más primitivo que los pobladores originales de Palmira, consideran que las antiguas ruinas esplendorosas del Medio Oriente son restos de paganismo y herejía y deben ser eliminadas. Usando la historia de cuando el profeta Mahoma eliminó los ídolos en la Mecca, los miembros de ISIS planean acabar bárbaramente con todo vestigio de estas civilizaciones. Los crímenes culturales (y ni hablar de los humanos) de ISIS han sido atroces.  Múltiples mezquitas y santuarios chiitas han sido explotados o demolidos; el rostro de la ciudad de Mosul ha sido desfigurado: La mezquita del profeta Jonás, con su alto minarete y la supuesta tumba del profeta, ya no existe. También la Tumba de la Niña - un santuario a una niña que supuestamente murió de un corazón roto - ha sido eliminado junto al santuario del siglo trece dedicado al Imán Awn al-Din, una de las pocas obras que había sobrevivido a la invasión mongol. Todos los frescos y ornamentos de las mezquitas de la ciudad también han sido retirados por ordenes de los bárbaros y todas las iglesias cristianas han sido destruidas. En Tikrit, la mezquita de Al-Arba'in con sus cuarenta tumbas del siglo VII y la Iglesia Verde de los cristianos construida en el mismo siglo fueron explotadas. La lista de edificaciones religiosas continúa pero ISIS también ha destruido obras más antiguas. Hablar de lo sucedido en Iraq me parte el alma: las minorías religiosas son masacradas y la historia antigua es borrada. Varios lamassus - estatuas mesopotámicas de toros con rostros de hombres y alas – han sido desfigurados o destruidos y las hermosas estatuas del museo de Mosul – reyes antiguos, dioses quiméricos – fueron martillados y lanzados al piso. Ver imágenes así en pleno 2015 es, verdaderamente, desagradable y por muy imposible que suene, ISIS ha cometido peores destrucciones culturales. Las hermosas ruinas de la ciudad de Nimrud, restos del Imperio Asirio y de unos mil años antes que Cristo, con sus imponentes entradas arqueadas y colosales lamassus fue demolida. Y la lista empeora. La ciudad de Hatra, del siglo dos antes de Cristo, fue “nivelada” hasta el suelo. Sus increíbles arcos similares a túneles, magnificas columnas gruesas, estatuas de mujeres y demás placeres visuales ya no existen. Basta poner “ISIS cultural destruction” en google para ver imágenes alterantes. Palmira podría terminar igual que sus primas iraquíes.

Destrucción del Museo de Mosul

Destrucción del Museo de Mosul

      Lo perturbador de la situación, más allá de la locura de ISIS, es la reacción del resto del planeta. Los poderes occidentales se hacen la vista gorda con la situación y continúan sus vidas rutinarias mientras que en las zonas del Estado Islámico todo derecho human está siendo violado y los patrimonios de la humanidad están siendo destruidos. El mundo entero ha sido flojo en movilizarse para acabar con semejante régimen brutalidad, resultado de las acciones idiotas de George W. Bush al convertir a Iraq en una fosa de guerras y bandos que esgriman un realismo brutal. Y así, las potencias voltean su rostro ante el llamado de auxilio de sirios e iraquíes degollados todos los días. La directora de la UNESCO pidió ayuda internacional para salvar Palmira, pero nadie le ha hecho caso. Y mientras los jefes de estados de “la civilización” se liman las uñas viendo el genocidio y la destrucción cultural, una sombra se yerna en la humanidad. Ahí está el resultado de los delirios de ese hombrecito miserable que fue Bush hijo. Ahí está, ahora, la verdadera amenaza. Las elites occidentales no habían sido tan inútiles y soñolientas desde que Hitler fue creciendo su imperio sin crítica alguna en 1938 y ahora nos encontramos en una situación similar en pleno siglo XXI: imperios, destrucción, genocidio étnico. Pero, de todos modos, ¿qué les importa a los poderes? Después de todo – al parecer –  para ellos son solo miles de personas del Tercer Mundo siendo masacradas y antiguas ruinas orientales siendo destruidas… ¿Qué se hace? es toda una lástima que no son doce periodistas franceses. Así, el mundo si hubiese reaccionado.

Junto a las aguas de Babilonia,

Allí nos sentábamos, y aun llorábamos,

 

Salmo 137:1

Hatra. Destruida por ISIS.

Hatra. Destruida por ISIS.

Nimrud. Destruida por ISIS. 

Nimrud. Destruida por ISIS.