Yo nací en esta ribera...

image.jpg

Venezuela está padeciendo una grave enfermedad que es destructora y es desmoralizadora. Nos necesita más que nunca. A pesar de los percances, yo tengo fe de que el país se levantará de su lecho de muerte, esgrimiendo un tricolor de siete estrellas, y romperá sus cadenas paa iniciar una nueva época. Firmemente, creo que el camino que iniciamos hace ya unos años sigue en pie y que aunque estamos en la madrugada más oscura de Venezuela - en el sótano de su historia - el amanecer está por acontecerse. La Tierra de Gracia va a enjuagarse sus ojos llenos de sangre y de dolor para ver el regreso de millones de compatriotas expatriados que con sonrisas en sus rostros regresan por una Maiquetía cuyo suelo multicolor ya no será símbolo de despedidas - si no de reconciliación.