La Tragedia del Arameo

image.jpg

La simple razón por la que escribo este post es porque quiero mostrarles una desafortunada realidad de la que pocos saben. Sí, va a ser medio Wikipedia pero se lo merece. 

Debo suponer que varios de ustedes han oído del arameo (exacto, el idioma de Jesús. El mismo que hablaba en La Pasión de Cristo), pero para los que no sepan es una antigua lengua que alguna vez fue hablada como el idioma principal de Medio Oriente y la lengua litúrgica de iglesias cristianas orientales que llegaban hasta la India, China y Mongolia. El arameo es un idioma semita (es decir que está relacionado al árabe y al hebreo) que se originó en los desiertos del oeste de Siria a finales de la de edad bronce. De esta cuna lingüística salieron pastores nómadas que lo expandieron hacia el resto de Medio Oriente. El arameo posteriormente evolucionó hasta su versión imperial pues se volvió la lengua oficial del Imperio Persa. Debido a la gran área que abarcó, y la cantidad de pueblos que lo hablaban, el arameo terminó evolucionando en diferentes dialectos y lenguas. Pero la prosperidad del arameo terminaría en los primeros siglos después de Cristo: tras la aparición del Islam, el árabe se volvió la nueva lengua de la región y el arameo (junto al copto y los dialectos del griego en Medio Oriente) fue desapareciendo. 

Escritos en arameo en un pergamino maniqueista.

Escritos en arameo en un pergamino maniqueista.

Para el año 2000, tras años de persecución en naciones como Irán y Turquía, esta magnífica lengua se encontraba reducida a las poblaciones cristianas en Irak, pequeñas poblaciones en Turquía e Iran, y a tres pueblos montañosos en Siria. Después vino la guerra y la persecución. El éxodo masivo de cristianos, y su persecución por parte de jihadistas, tras la caída de Saddam Hussein redujo la cantidad de hablantes rápidamente. Casi diez años después, la guerra civil siria estalló. 

La situación actual de las zonas arameas es depresiva: en Siria, los pueblos arameos han sufrido una perdida de población y un éxodo tras las recurrentes invasiones por parte de islamistas y posteriores batallas contra el ejercito sirio. En Iraq es aun peor: las planicies del norte, donde habitaban los caldeos (cristianos de Irak) han sido capturadas por el grupo islámico ISIS. Este autodenominado Califato ha declarado una guerra religiosa contra las minorías y ha hecho un infierno de la vida de los cristianos y otros grupos. Civiles cristianos han sido decapitados o enterrados vivos y muchas mujeres han sido vendidas como esclavas: el resto han muerto o han escapado, dejando todo atrás.

Con la población aramea refugiada y esparcida por el mundo, el futuro de este pueblo no se ve prometedor. Pero, porque es tan importante el arameo? Este idioma, que sufre una posible extinción en manos de grupos fanáticos, tiene una historia escrita continua de más de tres mil años: algo que solo el chino, el griego y el hebreo pueden celebrar. Es decir, que el arameo es una de las lenguas más importantes del mundo y una de gran importancia para la cultura occidental pues una parte de la Biblia, probablemente la obra literaria más importante de Occidente, fue escrita en este idioma. Un ejemplo de la importancia de esta lengua es la famosa frase en arameo dicha por Jesús Cristo durante crucifixión: Eli, Eli lama sabachthani - Dios mío, Dios mío, porque me has abandonado. Además de esto, como dijo el lingüista Ken Hale, la extinción de un lenguaje es como lanzarle una bomba al Louvre: patrones de pensamiento, vocabularios, maneras de ser, idiosincracias y la historia de un pueblo son algunas de las cosas que se van. 

Escrito en la pared

Escrito en la pared

Hoy en día los arameos no solo están diseminados y esparcidos por el mundo, si no que están siendo brutalmente asesinados y perseguidos. Esta lengua y este pueblo, con sus tres mil años de historia y su existencia como cápsula de tiempo de un periodo ya ido, están desapareciendo a un ritmo alarmante y esto podría ser una de las mayores perdidas culturales de los últimos años. El escrito en la pared del Antiguo Testamento, que fue en arameo, vaticinó la caída de Babilonia. Ahora, se vaticina el fin de otro pueblo de las mismas riveras babilónicas.