La Huella del Diablo

image.jpg

Pensé que ninguna medida nueva de esta pantomima me iba a impresionar, hasta que me llegaron las noticias: digno de las clásicas medidas totalitarias del régimen cubano, el gobierno de Venezuela ha aprobado una nueva ley distópica. Esta nueva ley vuelve obligatoria la instalación de un capta huellas en todo supermercado y farmacia, tanto pública o privada, para controlar la compra de productos básicos. Con que excusa?  Para luchar contra el contrabando.

No podemos negarlo. En Venezuela el contrabando existe: la comida de los supermercados es comprada por buhoneros y revendida a precios carísimos en la calle. Pero acaso eso implica que los casi treinta millones de venezolanos que habitan el país sean unos ladrones contrabandistas? Que la escacez es culpa del pueblo? Obviamente que no, pero al parecer nuestro gobierno, los más grandes ladrones que hay, lo ven así. La realidad es simple: el contrabando con el que lucha el gobierno es una fantasía, un aire vacío creado para distraer a las masas. No hay comida en el mercado y la gente está siendo asesinada en las calles, pero el problema es el contrabando. 

El capta huellas no solo es obligatorio si no que además debe ser comprado por las farmacias y supermercados con su propio dinero, otra muestra del ataque al sector privado por parte del gobierno. 

Esta nueva medida es un paso más para la instalación del comunismo. Es simplemente una versión moderna de la libreta de racionalización cubana. Ahora no somos más que números, números controlados por una máquina orwelliana. 

La MUD, siguiendo su larga tradición de "soluciones" pendejas a un régimen brutal, nos ha pedido cacerolear. Lamento decir que hacer ruido, por mucho que sea, no cambiará la opinión de un sátrapa que asesinó a casi cuarenta personas durante el mes de febrero y marzo. Estas medidas parecen un chiste, un chiste malo que no tiene ni la menor idea de lo que está a su nariz: la instalación del racionamiento cubano. Ya es hora que los venezolanos nos hagamos respetar. La única huella que quiero ver pronto es la de Maduro en su documento de renuncia.