Caracas - Modernismo a la Deriva

Villa Monzeglio, Bello Monte, Caracas. 

Villa Monzeglio, Bello Monte, Caracas. 

En más de una ocasión, los ciudadanos de Caracas no notamos las gemas arquitectónicas que conforman nuestra metrópolis. Nuestros ojos, enfocados en la inseguridad y la escasez de alimentos, no advierten que, tras las barriadas y las capas de mugre y contaminación visual, Caracas posee una gama de edificaciones esplendidas acechadas por la decadencia.

Hace unos días, fui a una boda en la Iglesia de la Guadalupe en la urbanización de Las Mercedes. Para el horror de mis ojos, cruzando la calle, una casa pintoresca de estilo neo-vasco estaba siendo demolida para dar paso al “progreso”. Las Mercedes es una de las pocas zonas de Caracas que es totalmente plana y por ende está condenada a convertirse en una zona comercial. Es por eso que la gran mayoría de casas suburbanas de la zona han desaparecido para dar paso a todo tipo de negocios. Lamentablemente, no hay ley ni regulación alguna en torno a la estética y la zona crece desorganizadamente y ahogada en kitsch de mal gusto y arquitectura vulgar (la llamada novel arquitectura): letreros, modificaciones arquitectónicas, y anormalidades estéticas han hecho de Las Mercedes un gran basurero visual.

Edificio Humboldt, Altamira, Caracas. Notese el vandalismo en sus paredes en la zona inferior. 

Edificio Humboldt, Altamira, Caracas. Notese el vandalismo en sus paredes en la zona inferior. 

Las Mercedes necesita una ley arquitectónica con urgencia. No solo para controlar el panorama y evitar la continua proliferación del kitsch, si no también para proteger a las últimas gemas arquitectónicas de la zona. Aquella casa neo-vasca fue demolida y eliminada sin dejar rastros más allá de la memoria y muchas otras edificaciones de la zona podrían terminar igual. Las Mercedes posee otras edificaciones llamativas digna de protección tales como varias casas neo-vascas, edificios de la era especial resguardados por frondosos arboles llenos de tropicales enredaderas e inclusive la Policlínica de las Mercedes con su abstracto relieve de bronce en su zona frontal.

Edificio Canaima, Chacao, Caracas

Edificio Canaima, Chacao, Caracas

Por toda Caracas existen gemas arquitectónicas sin protección: La plétora de estilos de Bello Monte, los edificios de Altamira y Los Palos Grandes, las quintas de San Román, la futurista Villa Monzeglio, los edificios de Los Chaguaramos y Santa Mónica, el edificio Altolar y el edificio Canaima, la quinta Jirajara en Santa Paula, el edificio Zena, las viejas casas de Valle Arriba, el Art Deco de El Paraíso, las edificaciones nostálgicas de San Bernandino y muchas otras. Todas estas joyas viven en una constante amenaza ante el futuro, ante la destrucción. La arquitectura no solo posee el mayor valor estético, histórico, y cultural de nuestro país si no que poseen las memorias de todos los caraqueños. Estas cajas de memoria gritan ferozmente la historia del país en sus es exquisitas fachadas y necesitan con urgencia una ley nacional de protección arquitectónica; algo así como un National Register of Historic Places criollo que proteja y eleve culturalmente a estas edificaciones y también les aumente su valor monetario. De esta manera, se creará una cultura de preservación y admiración cultural en los venezolanos. Una de las mayores muestras de la arquitectura moderna del siglo veinte, mi querida Caracas, podría desaparecer rápidamente para dar paso a una ciudad irreconocible. Caracas es un museo vivo de arquitectura y su preservación se necesita con urgencia.

Edificio Altolar, Bello Monte, Caracas. 

Edificio Altolar, Bello Monte, Caracas. 

Pasillos del Edificio Altolar, Bello Monte, Caracas,

Pasillos del Edificio Altolar, Bello Monte, Caracas,