El Otoño del Patriarca - Venezuela

enhanced-buzz-wide-14819-1392847686-15.jpg

En marzo del año pasado, el caudillo caribeño y presidente de Venezuela Hugo Chávez, falleció tras una larga lucha con el cáncer. La muerte del líder socialista impactó a todos los sectores de la población venezolana tras quince años de una caótica revolución socialista.

El mes después, su sucesor elegido, - otrora chofer de metro y canciller - Nicolás Maduro, fue declarado presidente por el dudoso Consejo Nacional Electoral. La oposición acusó los resultados de fraudulentos y el país se sumió en un tenso terror. Maduro fue declarado presidente a pesar de todo y continuó guiando la revolución socialista.

Casi un año después, el 12 de febrero de este año, una estampida de estudiantes despavoridos corren sudando. La Guardia Nacional y bandas motociclistas armadas arremeten contra ellos. Piedras, perdigones y disparos vuelan por los aires. Un estudiante cae muerto en un charco de sangre. Las redes sociales son inundadas de imágenes y vídeos del asesinato. Un joven corre a auxiliar en la turba que rodea al cadáver. Más tarde, este muere de la misma manera. Mientras, la televisión nacional hace la vista gorda ante los eventos. Flipper y algunas telenovelas son transmitidas por los alguna vez opositores canales, ahora censurados y negando la realidad.

El pueblo venezolana canaliza su frustración viendo los eventos por algunas canales colombianos internacionales (NTN24 y El Tiempo) pero subidamente y sin excusa alguna estos son sacados del aire por petición del estado. Un apagón informático se desarrolla.

El caos y la violencia continua en las calles. Flipper y programas de salud en la televisión. Horas antes, una marcha estudiantil pacífica por Venezuela convocada por el líder opositor Leopoldo López se desenvolvía en Plaza Venezuela en la capital del país. Esta se debía a la falta de alimentos, electricidad, agua y seguridad en la nación.

enhanced-buzz-wide-10622-1392846868-18.jpg

Mas adelante, casi como una rutina, esta fue suprimida con gas lacrimógena y perdigones. Aun así, la protesta continuó y sucedió lo mas temido. Bandos de violentos y armados motorizados paramilitares atacaron a la protesta.

Sesenta y seis heridos y tres muertos. Twitter lo exclama a grito limpio. La televisión muestra a Flipper.

El país sufre. Las protestas continúan hasta hoy. El gobierno de Maduro, totalitario y orwelliano, ha arrestado hoy al líder opositor Leopoldo López (Acompañado por una gigantesca marcha) con cargos falsos mientras los asesinos de los estudiantes andan libres. La democracia sigue muriendo.

Los medios y el gobierno actúan como si viviéramos en un paraíso. Pero es todo lo contrario. Vivir aquí no es fácil ni agradable. Vivir en un país donde no sacas el celular en la calle por miedo a ser disparado. Donde no sales a cenar por miedo a ser secuestrado. Donde recorres la ciudad en búsqueda de productos básicos como papel de baño o harina. Donde puedes pasar días sin agua en tu ducha o donde la luz se va en todo el país. Donde no puedes encontrar las medicinas que necesitas. Un país donde la corrupción ha creado una elite de multimillonarios ladrones. Un país donde 25,000 personas fueron asesinadas por el crimen en 2013 y miles mas secuestradas o robadas. Peor aun, menos de 10% de esos crímenes fueron castigados. Y lo mas frustrante: Somos una nación rica en tierra, minerales, gente y más que nada petróleo.

enhanced-buzz-wide-2346-1392846852-8.jpg

Le pregunto, Sr. Presidente: ¿Como el país con la mayor reserva de petróleo en el mundo esta así? No nos dan respuesta. Solo estudiantes asesinados por una dictadura, presos políticos y un grupo de canales irresponsables y mediocres que callan la verdad.

Y así continuaremos con el chavismo. Así continuará la violencia, la escasez, y el totalitarismo en un país sangriento donde la libertad de expresión ya no existe. Gracias medios hipócritas, su sadismo nos ha enseñado a no confiar en ustedes más nunca.

Ser comunicador social en Venezuela se ha vuelto una vergüenza. Se ha vuelto ser un cobarde. Y el mayor titulo que merecen: Se ha vuelto ser un opresor.